miércoles, 18 de octubre de 2017
Nuestros orí­genes
Visitas 2
Nuestros orígenes

Nos situamos a mediados del siglo XIX en el norte de Italia. Toda Europa vive al ritmo de la revolución industrial y de grandes cambios culturales y políticos. Como en toda situación de cambio hay colectivos que quedan más afectados: los jóvenes más pobres, en especial las chicas.

En este momento histórico nacen dos sueños. Don Bosco, un sacerdote que apuesta toda su vida por la educación de los jóvenes, desde un estilo educativo que rompe con los esquemas de la época. María Mazzarello, una mujer profundamente creyente con una fuerte intuición educativa. Turín y Mornese, dos historias que convergen convirtiéndose en un único proyecto educativo a favor de las jóvenes más necesitadas.

En 1846 Don Bosco inaugura el Oratorio en el cobertizo Pinardi. Una casa, un patio, una escuela, un taller y una parroquia para tantos chicos que vagaban por las calles de Turín. De entre sus propios colaboradores constituye la Sociedad de San Francisco de Sales, sacerdotes en mangas de camisa al servicio de los jóvenes.

En 1862 María Mazzarello empieza el primer taller de costura para las chicas de Mornese. Hasta entonces María Mazzarello junto con otras compañeras del grupo de las Hijas de la Inmaculada habían participado y animado diferentes propuestas para las jóvenes de su pueblo. Un año más tarde inauguran el internado y el oratorio festivo. En 1867 el grupo de las que quieren dedicar toda su vida a la educación de las jóvenes liderado por María Mazzarello empiezan a vivir juntas como comunidad en la Casa de la Inmaculada.

En 1864 Don Bosco visita con sus muchachos Mornese. Es el momento del encuentro. María Mazzarello intuye que eso que Don Bosco está realizando con los chicos en Turín es lo mismo que ella está realizando con las chicas en Mornese. Don Bosco ve en el grupo de las Hijas de la Inmaculada el núcleo de un nuevo proyecto a favor de la educación de la juventud.

Así, el 5 de agosto de 1872, 11 jóvenes entre las cuales está María Mazzarello profesan por primera vez en el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Ser para las jóvenes signos y expresión del amor de Dios, monumentos vivos de la gratitud a María Auxiliadora.

La primera comunidad de salesianas inicia su vida y su misión entre las jóvenes en el Colegio de Mornese. María Mazzarello se convierte en la superiora del nuevo instituto. A pesar de las dificultades del inicio: contrariedades en el pueblo, falta de recursos y de formación, el ambiente de vida que se crea en el colegio hace crecer rápidamente el número de chicas, de educadoras y de salesianas. Pronto se abren nuevas comunidades fuera Italia y en 1875 marcha la primera expedición misionera para abrir la primera casa en Uruguay. En 1879 la comunidad del colegio se traslada a Nizza Monferrato donde hay más posibilidades que en Mornese.

Son años de crecimiento y expansión, en los que a través de diferentes propuestas educativas se va haciendo realidad la primera intuición de Madre Mazzarello: "A ti te las confío".

Y así, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, Salesianas ha ido creciendo hasta nuestros días. Un proyecto de educación para los jóvenes, especialmente aquellos que tienen mayor necesidad, presente y vivo en todo el mundo haciendo realidad el sueño de Don Bosco y María Mazzarello.

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad